5 Cosas que no puedes olvidar antes de un concierto

5-cosas-que-no-puedes-olvidar-antes-de-un-concierto

Bienvenidos a esta nuestra primera entrada en nuestro Guitar Blog de Guitar Fair.

Comenzamos con unos consejos para aquellos músicos que entran como nuevos a un nivel profesional, y en especial para los guitarristas y bajistas que tengan una cita con el escenario.

Consejo 1: Descanso.

Dado que cualquier músico (incluido un director de orquesta) usa su físico para su actividad artística, es necesario llegar descansado a la cita. Esto mejorará el rendimiento muscular y la concentración. De lo contrario nos sentiremos pesados y despistados. Si no te presentas en el escenario con energía y convencido, el público será el segundo en darse cuenta, y el tercero será el organizador, así que ya te puedes ir despidiendo de volver a ese espacio a tocar de nuevo.

Consejo 2: Cuerpo caliente.
Para cualquier músico, el tener sus dedos, manos y/o resto del cuerpo atemperado es algo que merma las condiciones de ejecución y, por ello, también hace disminuir la confianza. Empezar un concierto con estos puntos negativos puede hacer que lo pases bastante mal hasta el final de la cita.

Hay muchos consejos por las redes y en algún libro de “sabios”, pero mi recomendación es algo bastante menos filosófico y más natural. Tan solo muévete… El esperar tu cita musical sentado en una silla durante más de media hora solo hará que tu cuerpo deje de entonarse. Algo fácil de hacer es subir y bajar escaleras, sin correr y sin querer batir un record, o en su defecto algunos ejercicios de mantenimiento suaves, o andar. En caso de que también seas deportista, una pequeña carrera al trote por las afueras del recinto hará maravillas, ya que podrás mantener dicha temperatura hasta 30 minutos después del comienzo del concierto. Como consejo extra te recomiendo hacer la prueba cualquier otro día, antes del ensayo o de la jornada de estudio, y así entenderás mejor tu cuerpo.

Consejo 3: No cambios en el último momento.
Aventurarte a cambiar algo justo antes de salir a actuar, después de haberlo tenido ensayado, machacado y asimilado, puede ser muy arriesgado. Solo los grandes profesionales con especiales dotes y experiencia se atreven a ello, y dentro del grupo profesional los hay quienes trabajan con estilos que se prestan más a ello, como son el Jazz y el Flamenco. Si por el contrario eres clásico o tocas en una banda donde compartes conexión con otros miembros, mi recomendación es que esperes a realizar cualquier cambio después del concierto.

Consejo 4: Ante la duda, des-pa-ci-to.
Nuestra memoria en ocasiones se vuelve caprichosa, y aquel pasaje que tenías tan seguro de repente se te ha perdido algún dedo no se sabe dónde… El cerebro puede darnos algún susto de estos, pero no debemos alarmarnos, porque todo aquel trabajo realizado no se ha marchado a ninguna parte. Si tienes alguna duda en un pasaje determinado o en aquellos compases donde la pieza te pide ir al máximo de tus posibilidades, tan solo tienes que volver a repasarlo unas pocas veces des-pa-ci-to, y sobre todo no volverte loco dándole vueltas en tu cabeza. Una vez que has repasado esos pasajes bien despacio (y cuando digo despacio es modo “tortuga vieja”) verás cómo una vez llegado el momento tu mente y tus dedos responderán a la perfección.

Consejo 5: Repasa tu material.
Os habrá pasado en alguna ocasión que, con la tensión del momento y las prisas resulta que, os habéis dejado la documentación y el dinero en no se sabe dónde… Pues bien, mi consejo es hacernos una lista de todo lo que necesitamos y vayamos tachando según lo dejemos controlado. En ocasiones, dicha lista llega a dar miedo de lo extensa que es, pero es la única manera de no tener que ocupar tu mente en estos temas cuando la tensión del evento te está marcando de cerca… Y lo más importante, no te dejes el instrumento!!!

Espero que estos consejos os puedan ayudar en esas primeras tomas de contacto que son cruciales para mantener la seguridad en las siguientes citas.

Si creéis que estos consejos pueden ayudar a otros compañeros no dudéis en compartirlo.
Gracias por leernos.

JL Mármol