Cosas a tener en cuenta cuando se busca un Luthier

A lo largo de los años y a través -principalmente- de los propios clientes que vienen al taller, nos damos cuenta de que a día de hoy los músicos siguen teniendo, aparentemente, muchos problemas para encontrar Luthier. Por ello, os dejamos un par de recomendaciones por si os sirven de cara al futuro.

Cosas a tener en cuenta cuando se busca un Luthier (léase neutro, él o ella):

Lo primero -y mucho antes que otras-, es recomendable acudir a un profesional adecuadamente dado de alta en el Registro de Actividades Económicas y al corriente de su Seguridad Social. No es imprescindible que tenga un taller abierto al público, hay quien dispone de un despacho en casa, o un garaje en su chalet, pero la experiencia nos dice que siempre resulta más confiable si es así. El intrusismo existe en muchísimas profesiones y en el mundo de la Luthería está especialmente instalado, aceptado y descontrolado.

A decenas encontramos los post auto-flagelativos de foreros y víctimas del “amigo”, que en su momento decidieron acudir a un aficionado. ¡Ojo! Esto no significa que un profesional no pueda realizar un mal trabajo, pero podréis acudir a las hojas de reclamaciones, garantías legales y si nada de esto funciona: Consumo. Es algo que poca gente tiene en cuenta, pero que se podrá ejercer como un derecho principal de los consumidores.

Segundo, y al hilo de lo primero, que siempre os ofrezca factura, ticket, o recibo indicando los puntos realizados, su precio y su desglose con IVA. Todos los servicios de reparación tienen una garantía legal mínima de 3 meses (usadlos). Desconfiad de quien, por norma, no os indica precios ni os ofrece una factura por vuestra compra.

Sed moderados con las opiniones en foros y redes sociales. Es evidente que supone una gran ventaja poder saber si una persona es confiable antes de dejarle un instrumento de valor -ya sea económico, sentimental…-. Sin embargo también hay que saber leer entre líneas y entender que no todo el mundo puede estar contento con un servicio. Lo importante es saber si el consumidor ha recibido atención post-venta, o ha podido ejercer su garantía a pesar de haber quedado descontento, algo que no muchas personas tienen en cuenta, pero que indica que ese profesional actúa de forma correcta y responde ante un cliente insatisfecho.

Si no estáis seguros de cómo trabaja, siempre podéis empezar por algo pequeño y controlable, como un ajuste o una limpieza. Lo que os diga, cómo os lo diga y cómo os deje el instrumento os dará más pistas de lo que pensáis para poder ofrecerle servicios más complejos o de mayor coste.

En definitiva, y además de todo esto, existe algo “químico” entre el Luthier y el Músico. Y por eso hay quien encuentra su taller de confianza y queda felízmente enganchado de por vida; y hay quien -a pesar de haber recibido un buen servicio- no vuelve a pisar otros negocios. Por lo tanto, es importante conocer a TU Luthier y llevarte bien con él/ella. Si llegáis a este punto, el precio del servicio tendrá una relevancia secundaria, y primará que os encontréis a gusto.


Autor: Daniel Cabezas – Luthier profesional

Bacce Guitars

   Ilustración: Dirty Harry